¿Cómo hacer una huerta?

1.jpg
5.jpg

Siempre he considerado como una opción importante el tener una huerta en la casa, además de ahorrarnos unos cuantos colones les digo: no existe mayor satisfacción que comer lo que cosechamos con nuestras propias manos y esfuerzo. 

 

Pienso que un bueno comienzo es plantar las hierbas que más utilizamos en la cocina como por ejemplo: albahaca, tomillo, romero, hierba buena, menta, salvia, lavanda, etc. Hay muchísimas opciones por donde comenzar.

 

Así que el primer punto es reconocer qué tipo de temperatura y clima tienen el área en el que vivimos. Para poder escoger semillas que funcionen según la región en la que nos encontramos, ya que no queremos desperdiciar nuestro tiempo y dinero en algo que no va a cosechar. Si van a un lugar especializado pueden conversar con el vendedor y el los guiará y educará mejor sobre el tema, sino de igual manera todos los empaques de semillas en la parte de atrás traen indicaciones sobre el clima y la mejor temporada para sembrarlas.

 

El segundo paso es ¿dónde las vamos a sembrar?, normalmente podemos conseguir semilleros (bandejas de plástico) en lugares especializados, peeero podemos reciclar las hueveras para este primer paso, ya que prácticamente tienen la misma forma y pueden cumplir la misma función a un precio más bajo y eco-friendly. 

3.jpg
2.jpg

 

Es importante que el primer lugar donde las sembremos sean estas bandejas ya que podemos tener un mejor control sobre la planta y su germinación. Eso sí las hortalizas se siembran directamente el suelo ¿porqué? porque si intentamos transplantarlo sus raíces pueden sufrir daños y no nos permitirán continuar con la cosecha, así que estas es mejor plantarlas en hileras en un lugar donde según especificaciones generales les pegue sol pero en las noches no mucho frío (dependiendo de la hortaliza y sus indicaciones específicas).

4.jpg

Tercer punto escoger un buen sustrato para combinar con la tierra, esto brindará nutrientes a nuestras semillas por lo cual nos aseguramos una mejor calidad de cosecha. Si consiguen semilleros de turba no es necesario conseguir sustrato, ya que la turba es un tipo de sustrato el cual brindará los nutrientes necesarios. 

 

Si quieren investigar más sobre el tema de sustratos, les dejo un link el cual me ha ayudado a guiarme para mis huertos, pueden dar click aquí.

 

6.jpg

El cuarto punto es tener claro que todas las plantas requieren riego constante, ya que el agua ayudará a que el sustrato pueda soltar los nutrientes para que las semillas broten. Les recomiendo en este paso utilizar una botella de spray debido a que si utilizamos una regadera y/o lo dejamos fuera la lluvia podría deslizar las semillas o hacer pequeños surcos en los semilleros. Cada vez que veamos el sustrato secándose debemos regar con agua.

 

El quinto punto, una vez que veamos nuestras plantitas brotarse de varias hojas y que su tamaño es el mucho mayor a la del envase (pueden haber pasado un par de semanas o más) podemos transplantarlas, acá tenemos dos opciones: 

 

1) si no tienen mucho espacio en sus casas (jardín) podemos conseguir maceteras grandes donde las plantas puedan crecer y desarrollarse o podemos diseñar alguna estructura para el interior de la casa como estos jardínes verticales, los cuales son una excelente oportunidad para reutilizar materiales como botellas. 

 

2) si tienen buen espacio en el jardín pueden escoger un lugar adecuado para transplantar las plantitas, recuerden que es importante leer las indicaciones sobre luz y agua que necesitan para no matarlas x_x.

 

7.jpg

Y por últimooo el sexto punto que podría convertirse en un séptimo también.

 

¿Cómo saber que están listas las plantas? Si son pepinos o zuchinnis normalmente debemos cortarlas antes, para que terminen su maduración. Si son con frutos como los tomates debemos esperar a que maduren en la planta. Si tienen hojas como las especias y la lechuga podemos ir cortando apenas broten (cuando las necesitemos) y la cantidad que necesitemos ya que estas tienen una mayor duración. 

 

Tip súper útil: Cuando vayan al supermercado o a la feria pueden escoger llevar verduras y hortalizas que tengan raíz para plantarlas una vez que hayan sido comidas. Por ejemplo la lechuga, remojamos su parte baja (esa que es blanca y un poco difícil de comer) por un día y luego la sembramos en una maceta o directamente en el suelo, regamos con frecuencia y poco a poco veremos como crece una lechuga de nuevo ;) Esto también sucede con el apio, los cebollinos y el bok choy. 

 

La cebolla y el ajo, esa parte “peludita: que tienen arriba la cortamos la remojamos en agua un día y luego la sembramos boca arriba y crecerán cebollinos para un omelette. Esto sucede igualmente con la zanahorita, podemos utilizar las partes verdes en ensaladas. 

 

Por otro lado el aguacate, la piña, el jengibre y las papas. Los dos primeros: el aguacate, su semilla debe ser remojada durante varios días hasta que suelte una raíz para después ser plantada y así tener un hermoso árbol. La piña: su corona debe ser remojada al igual por varios días hasta que crezcan raíces y pueda ser sembrada (recuerden tomar en cuenta el clima). El jengibre y la papa: ¿adivinen? SÍ, remojarlos en agua y luego directo a la tierra para ver si somos afortunados de tener bebés jengibritos y bebés papas.

10.jpg