Gustos Japoneses

Somos fieles amantes de la comida y sobre todo de la buena comida. Compramos un montón de confites y cosas dulces (en general) y unas semanas después del viaje las quisimos probar. Quiero decir que dentro de casi todos los productos resalta el balance de sabores y la calidad y los detalles con los que cuidan todo se nota.  

confites japón

Acá les dejó mi calificación, está basada en sabor, texura y calidad. 

Avena Inflada 10/10, como el arroz inflado pero más rico y menos pesado. Cubierto por una mezcla de chocolate y matcha, me parece un excelente snack para imitar en casa. Además no era dulce y aunque el matcha es fuerte no deja un after taste muy pesado.

Galletas bolita 10/10, simplemente asombrosas. Dentro de la lista están en el lugar #2 de mi corazón y estómago. Cubieras de azúcar fina y con una textura consistente sin ser pesada o dura. De vainilla con nueces, definitivamente me arrepiento de no haber comprado más. 

Confites de frutas 8/10, no soy muy fan de los confites de azúcar en general (soy fan del chocolate) así que dentro del mundo de confites me parecen buenos al no ser excesivamente dulces. Además el empaque estaba perfecto. 

Confite de cola 8/10, como diseño de experiencia es mi favorito. Al probarlo en los primeros segundos me pareció sumamente ácido, luego el azúcar balancea la acidez y comienza la explosión, literalmente. No es algo que comería muy seguido porque me produjo un poco de acidez.

Fresas 10/10, el tercero favorito. Como las fresas deshidratadas de cierto cereal para ponerse en línea, pero enteras completamente deliosas por sí solas pero al igual que la avena, cubiertas por una mezcla de chocolate y matcha. De verdad perfectas.

Confite matcha 9/10, delicioso para los amantes de matcha. Como les dije anteriormente no soy amante de los confites pero al no saber demasiado a azúcar ganó un poco de mi corazón.

Galletas matcha 6/10,no fueron mis favoritos definitivamente porque la calidad del chocolate no era la mejor pero la textura de la galleta estaba bien y el sabor también. Habían de otros sabores pero la calidad de sabor era similar en todas. 

Chocolate yogurt 8.5/10, puedo decir que este fue uno de los más baratos., terminé comprando una cajita de 20.  Son bloquecitos de chocolate blanco (honestamente podrían ser bloqucitos de manteca con sabor a chocolate) tienen pedacitos de coco y un centro líquido (como los chicles) con un sabor dulce y ligeramente ácido. 

Konpeitos 10/10  Confititos con una forma extraña pero muy comunes en Japón (como los frutini en Costa Rica) aunque fueran confites de azúcar me encantaron, cada color era un sabor distinto y la textura debido a su forma era super interesante. 

Chupas 6/10  Como los konpeitos, pero menos ricos. Honestamente tampoco me gustan mucho las chupas o los popis. 

Almendras 10/10  Almendras tostadas recubiertas de algo blanco que no logré descifrar y luego por  una capa gruesa de chocolate semi amargo. Completamente deliciosas y diferentes. 

Macadamias 1/10 Simplemente horribles, compré la versión barata y quizás esa fue la razón, el chocolate que las recubría era de pésima calidad y el sabor de la matcha pasa desapercibido. 

Caramelos 7/10  caramelos simples, bastante sabrosos y rica textura.

Kit kat 10/10  completamente deliciosos. El sabor del matcha es sútil y complementa super rico el chocolate. Los extraño, es lo único que tengo que decir. 

Quequitos pájaros 7/10  el sabor rico, el empaque increíble. La textura no me fascinó tanto y me pareció un poco seco.

Quequitos banano 10/10 quequitoas de vainilla rellenos de una crema de banano. Mis favoritos por siempre y para siempre. Completamente deliciosos. También los extraño con mi corazón. 

Me hubiera gustado comprar más cosas, pero no tenía mucho espacio en la maleta así que optamos por este tipo de confites más pequeños. Los quequitos los compramos en el aeropuerto así que si los ven les recomiendo comprar los de banano. 

Ya hablando de manera más detallada tengo que decir que mi comida favorita fueron los quequitos de banano. Eran suaves y balanceados, no eran excesivamente dulces y en relación precio/ calidad de producto, valió la pena cada yen.